Médico, especialista en Trabajo e inspector de la Seguridad Social. Investiga el estrés desde hace más de diez años. Publica el libro ‘El estrés laboral. Análisis y prevención’. Promueve la creación de departamentos de bienestar y felicidad en las empresas. Por Fátima Uribarri / Fotografía: Carlos Carrión

XLSemanal. ¿En España tomamos muchos ansiolíticos?

Víctor Vidal. Muchísimos. Hemos triplicado su consumo en los últimos años. Somos uno de los países más estresados.

XL. ¿Por qué?

V.V. A los médicos no nos enseñan en la universidad a tratar las emociones. Las hemos menospreciado y es un error: en España hay más de tres mil suicidios al año. Son más de diez personas al día y detrás de muchos de ellos hay brotes de estrés muy altos.

XL. Propone que en las empresas creen departamentos de felicidad.

V.V. Son el futuro. Ya existen en algunos países y hacen que aumente la productividad en un 35 por ciento.

XL. ¿En qué consisten?

V.V. Los dirige un médico experto. Valora cómo se siente el trabajador, lo apoya con cursos antiestrés; desarrolla la motivación y creatividad de los trabajadores; realiza talleres para evitar que la gente se deprima; controla que las reuniones sean eficientes; fomenta el trabajo en equipo; resuelve conflictos, escucha y estimula la innovación.

“Estar estresado hace que progrese el cáncer y que disminuyan los efectos de la quimio”

XL. ¿Hay en España?

V.V. Todavía no. Estamos dándolos a conocer a los empresarios.

XL. ¿Cómo nos afecta el estrés?

V.V. Te produce sensación de descontrol y amenaza tu personalidad.

XL. ¿Qué sucede entonces?

V.V. Aparece una alteración del cortisol, la hormona que se libera como respuesta al estrés y que puede generar graves problemas de salud.

XL. ¿Incluso cáncer?

V.V. Sí. En la Universidad de Basilea se han descifrado los mecanismos moleculares que lo relacionan con la metástasis del cáncer. El estar estresado hace que progrese el cáncer de mama y también que disminuyan los efectos de la quimioterapia.

XL. ¿Solo afecta al cáncer de mama?

V.V. Esta investigación de Basilea es sobre el de mama, pero los efectos del estrés se dan en todos los cánceres.

XL. ¿Cómo?

V.V. Las hormonas del estrés son glucocorticoides, que en altas dosis hacen que disminuyan las células que se encargan de eliminar células malignas.

XL. ¿Qué pasa si se dispara el cortisol?

V.V. Cuando sube a niveles altos puede provocar infartos, favorece los ictus, aumenta el colesterol… Si sube a niveles muy altos, triplica el riesgo de padecer cáncer.

XL. ¿Qué podemos hacer para evitarlo?

V.V. Al cortisol lo contrarresta la oxitocina, que aparece cuando nos reímos, comemos chocolate y vivimos situaciones placenteras.

XL. Dice usted que el 70 por ciento de las enfermedades están relacionadas con el estrés. ¿No es demasiado?

V.V. Lo están, de forma directa o indirecta. Si padecemos una enfermedad y, además, estrés, la progresión de la enfermedad va a ser mayor.

XL. ¿Por ejemplo?

V.V. El estrés agrava la depresión, los problemas cardiacos, la dermatitis seborreica, el bruxismo, los herpes zóster, el asma…

XL. Dice usted que también repercute en las fracturas de huesos.

V.V. No es que te rompas los huesos por el estrés, pero hay también efectos óseos: como afecta al riego sanguíneo, hay mayor probabilidad de fracturas.

XL. ¿Nuestra alimentación tiene algo que ver con que estemos tan estresados?

V.V. Hay alimentos, como la bollería industrial y los procesados que están relacionados, sí. No es que los comas y te dé estrés, es que su ingesta hace que el cuerpo humano gestione peor la disminución del nivel de cortisol.

XL. ¿Cómo se mide el estrés?

V.V. Igual que pasa con el dolor, no existe un aparato que lo mida. Pero podemos calibrar los niveles de glucocorticoides que aparecen con él o averiguar su presencia con diferentes test.

PREGUNTA A BOCAJARRO

¿Por qué debería haber departamentos de bienestar y felicidad en las empresas?

Son necesarios: la prevención laboral examina las sillas y la luz, pero no se fija en la salud psíquica del trabajador. Es un desastre.

Te puede interesar

Así funciona el estrés