La nube está en todas partes. Como un éter divino, pero con los pies en la tierra. Y sus tentáculos se extienden cada día más, hasta llegar a abarcar todos los sectores de la vida pública y privada. Estas son sus luces y sus sombras. Por C. M. Sánchez

¿Quiénes son los dueños de la nube en la que se guardan nuestros datos y archivos?

¿Quiénes son los dueños de la nube en la que se guardan nuestros datos y archivos?

Cuando usted sube sus fotos, sus documentos, sus archivos a 'la nube', puede tener la sensación de que los cuelga en un universo vaporoso e inofensivo. Pero la nube no…

LA NUBE CORPORATIVA

Luces y sombras de la nube de Internet

Las empresas están emigrando a la nube porque la colaboración es más eficiente. Si se trabaja en un proyecto en diferentes ubicaciones, la nube permite darles acceso a los mismos archivos a empleados y contratistas. También aporta flexibilidad. Se puede acceder a los datos desde casa o en vacaciones… Algunos analistas señalan que esto invita a la precariedad. Casi la mitad de los trabajadores de Google tiene contratos temporales y la tecnológica impulsa una separación muy clara entre los envidiados googlers, los fijos que se relajan jugando al futbolín, entre otras compensaciones de más sustancia, y los sufridos interinos. Para el polémico proyecto Maven, de inteligencia artificial aplicada a drones militares para el Departamento de Defensa, Google echó mano de una empresa de trabajo temporal, según la publicación The Intercept, y subcontrató a personal externo desde un euro la hora.

LA NUBE BÉLICA

Luces y sombras de la nube de Internet 1

Amazon y Microsoft compiten por un megacontrato militar de 10.000 millones de dólares para albergar los datos y las comunicaciones del Pentágono en la nube. La concesión debería haberse resuelto hace meses, pero está paralizada por el enfrentamiento personal entre Donald Trump y Jeff Bezos, CEO de Amazon y propietario de The Washington Post, publicación muy crítica con el presidente de Estados Unidos. La compañía Oracle, que también aspiraba al contrato, renunció alegando que había consultores del Departamento de Defensa que asesoraban a Amazon, aunque un juez desestimó la denuncia. IBM, otro de los participantes, también ha desistido. El único de los grandes de la computación en la nube que no participa es el chino Alibaba, por razones evidentes…

LA NUBE LÚDICA

Luces y sombras de la nube de Internet 2

Los videojuegos en la nube ya están aquí. Y prometen convertirse en una revolución semejante a la de Netflix en la industria televisiva y Spotify en la musical. Google ya ha presentado su plataforma de juegos en streaming, llamada Stadia, que permite acceder a su catálogo desde cualquier dispositivo con conexión a Internet. No se trata de sencillos videojuegos para móviles, es un paso más allá. Gráficos y jugabilidad no tienen nada que envidiar a los de las consolas. Microsoft, que es propietaria de Xbox, la segunda consola más vendida, tiene en pruebas su propia plataforma de juegos en streaming, llamada xCloud, que llega en octubre. Y Amazon, que ya dispone del canal de videojuegos Twitch, quiere entrar en el mercado. Los analistas apuntan a que los dueños de las consolas tradicionales, como Sony (PlayStation) y Nintendo, tienen motivos para preocuparse.

LA NUBE DOMÉSTICA

Luces y sombras de la nube de Internet 3

El usuario privado también acabará subiéndose a la nube; al menos trasladará una parte sustancial de sus ficheros personales a ella. Conviene mantener copias de seguridad de lo que no se quiera perder, como fotos, vídeos, correos… O esa novela que está escribiendo. Ya sea en un disco duro o en un pendrive. Hay que ser prudente con lo que se comparte en la nube. No exponer más de lo necesario los entresijos de nuestras relaciones familiares, profesionales o de amistad… Y cambiar las contraseñas con frecuencia. Mejor que sean largas, de 15 o más caracteres por motivos de seguridad.

Te puede interesar

¿Es ecológica la nube?

El enemigo está en el interior de tu ordenador

Leonard Kleinrock, el pionero de Internet