Logroñés del 63, Pepe Viyuela es licenciado en Filosofía y Bellas Artes, estudió Arte Dramático y fue vicepresidente de la ONG Payasos sin Fronteras. Por Virginia Drake 

En las elecciones municipales de 2007 integró la lista de Izquierda Independiente al ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes; y en 2017 apoyó a Íñigo Errejón para liderar Podemos. Ha participado en las series Hospital Central, Aída, Olmos y Robles, Águila Roja y El chiringuito de Pepe. En Mérida lo veremos, del 25 al 29 de julio, interpretando a Ulises.

Pepe Viyuela interpreta a Ulises en ‘Filoctetes’

XL. Estamos ante una tragedia a medias: final feliz para los griegos y no tanto para los troyanos.

P.V. Las guerras nunca acaban bien para nadie, ni siquiera para los vencedores, aunque la historia la escriban estos últimos.

XL. Ulises es un profesional del engaño, ¿hay muchos Ulises a nuestro alrededor?

P.V. Sí, pero hay que ser honestos: todos tomamos muchas veces la vía del medio para conseguir lo que queremos. El ser humano tiende a escoger el camino más corto, que a veces es ilícito, ilegal y terrible.

XL. ¿Utilizar el dolor de los demás con fines políticos está a la orden día?

P.V. Absolutamente. Pero, además, está el olvido: hay muchos desfavorecidos a nuestro alrededor que no tienen voz para reclamar y reivindicar.

XL. Lleva 30 años en el mundo del espectáculo, pero tiene el corazón de un payaso sin fronteras.

P.V. La última expedición fue al Kurdistán. El mundo tiene muchas bolsas de miseria. Es más fácil hacer reír a un niño en esas circunstancias que a otro del Primer Mundo. La risa es una necesidad, sin ella es como estar privado del aire. Estos niños están deseando que aparezca un estímulo positivo que les permita jugar y divertirse.

XL. A quién se llevaría con usted al Kurdistán: a Rajoy, a Iglesias, a Rivera, a Sánchez…

P.V. A ninguno. En la política hay demasiado envaramiento y poco sentido del humor; aunque, vista la corrupción, parece que se están riendo mucho de todos nosotros.

XL. Con esta conciencia tan solidaria, ¿usted por qué se mete en política y apoya a algunos de sus dirigentes? ¿Quién utiliza a quién?

P.V. No lo sé, yo ni siquiera milito en Podemos; solo soy simpatizante. No me importa significarme porque creo que es malísimo esconder tus ideas. No pierdo la esperanza de que las cosas cambien.

XL. ¿Cómo ve el panorama?

P.V. Veo muy desunida a la izquierda y el independentismo lo veo como algo radical de derechas que bebe de unas fuentes bastante negras. En política nos desinflamos demasiado pronto; pero yo procuro ser tenaz en la ilusión, aunque a veces se pierde sola.

XL. Y acaba de publicar su sexto libro de poesía.

P.V. Yo escribo poesía, porque me encanta. Con esto ni gano ni pierdo dinero, aunque a lo mejor al editor es al que no le salen las cuentas. Más que de futuro, la poesía está cargada de infortunio económico [ríe].

También te pueden interesar estos artículos sobre teatro

Unidos por la tragedia

Se masca la tragedia en el Teatro de Mérida