Pocos personajes públicos han tenido el carisma del divulgador científico y colaborador de ‘XLSemanal’ Eduard Punset. Su fallecimiento deja un vacío que solo las muchas lecciones de optimismo y valentía que nos transmitió pueden paliar. Por Ana Tagarro

La última entrevista de Eduard Punset

Es difícil no recordar a Eduard Punset sonriendo. En sus 11 años de colaboración con XLSemanal no solo escribió una columna semanal ilustrándonos sobre los avances científicos que más le fascinaban, también publicamos muchos reportajes y entrevistas con él y le hicimos posar de mil maneras: como Cupido, como profesor chiflado, como genio iluminado… Y lo hizo siempre de buen grado, a veces con un entusiasmo casi infantil, que acababa a carcajadas. Punset, abogado y economista de formación, ocupó en los primeros años de la democracia importantes cargos políticos y administrativos: fue consejero de Josep Tarradellas en el primer Gobierno catalán, ministro de Adolfo Suárez y europarlamentario comprometido y convencido.

 Su disparatada melena, sus expresivas manos y singular forma de hablar lo hacían fácil -y divertido- de imitar. Pero Punset es irrepetible

Pero a los 60 años decidió reinventarse y devino en divulgador científico, cuando en España no existía ni el concepto. Fiel a su máxima «cualquier tiempo pasado fue peor», en 1996 creó el programa Redes para hablar de los hallazgos científicos y tecnológicos que estaban cambiando el mundo. La ciencia le atraía desde que en su infancia en Cistella, un pueblo de Girona, veía a su padre desempeñarse como médico rural y en sus años viviendo en Londres y Estados Unidos constató el poder de transmitir conocimiento sin dejar de ser entretenido. Así fue como desde Redes, aquel espacio marginal en La 2, su inconfundible forma de hablar, mezcla de un singular ritmo pausado y su acento catalán, se fue filtrando fuera de la pantalla y calando en la sociedad. Sus expresivas manos y su disparatada melena le hicieron pronto ‘víctima’ de jóvenes imitadores que se declaraban al mismo tiempo fans.

Cuando falleció el pasado día 22, a los 82 años, apagado en los últimos tiempos por el alzhéimer, su familia destacó su insaciable curiosidad y su eterno optimismo. En XLSemanal tuvimos el placer, además, de disfrutar de su contagiosa vitalidad.

 

Las mejores frases de Eduard Punset