Una lectora nos mandaba esta carta, ganadora de la carta de la semana, en la sección El bloc del cartero’ de Lorenzo Silva, y está moviendo conciencias en redes sociales

Prefiero que me trates con respeto cada vez que te atiendo en la consulta. De verdad, no necesito ese aplauso. Necesito que no pongas en duda mi criterio médico porque has leído en Internet un blog en el que se dice algo distinto. No quiero que salgas a aplaudir a las 20.00 si no cuidas de la sanidad pública cada día.

Quiero que pienses un momento en todo el tiempo que he dedicado para estar preparada para cuidarte y ofrecerte la mejor solución a tu problema. Y, si no eres consciente de ello, no salgas a tu ventana a aplaudir.

Quiero que cada día hagas un buen uso de la sanidad, que la trates como el bien preciado y limitado que es. Quiero que no utilices la urgencia si no tienes un problema urgente porque gastas recursos y tiempo que necesita otro paciente. No quiero que me llames «niña», «bonita», «señorita»… Soy tu médico y merezco el respeto y el lugar que me he ganado con mi esfuerzo. Y, si después de todo esto que te cuento, quieres salir a aplaudir, hazlo, pero solo si estás convencido de cuidarme mejor a partir de ahora. Cuídanos cada día como nosotros estamos dispuestos a cuidarte. Ahora y siempre.

Ana Astorga Zambrana (Málaga)

Te puede interesar

Homenaje a los abuelos

Gente extraordinaria: héroes entre un millón

‘Experiencias de un capellán’, la carta de un lector