Theresa May,  ha anunciado su dimisión para el próximo 7 de junio. ¿Quién conoce a la primera ministra? Ni siquiera los que compartieron gabinete con ella se atreven a decir que la conocen

Boris Johnson, el defensor a ultranza del 'brexit' y su ansiado ascenso al trono

Boris Johnson, el defensor a ultranza del 'brexit' y su ansiado ascenso al trono

Siempre quiso llegar a lo más alto. Desde niño. Y a los 55 años, por fin, lo ha conseguido. Boris Johnson -el nuevo primer ministro británico- ha ascendido empujado por…

Nació en Eastbourne, una pequeña ciudad en el condado de East Sussex, al sur de Inglaterra. Hija de un pastor anglicano, tanto la iglesia como el entorno en el que creció siguen marcándola hoy. No tuvo hermanos, dedicaba mucho tiempo a la lectura y le gustaba discutir con su padre. Una vez contó que estuvo preparada desde muy pronto para entrar en el mundo adulto. Tanto que a los 12 años ya pegaba sobres del Partido Conservador y enviaba folletos.

La familia cambió con frecuencia de lugar de residencia, pero sus padres siempre evitaron Londres. «Theresa no era una niña de ciudad», afirma la escritora Virginia Blackburn en Theresa May: the Downing Street revolution, su biografía de la primera ministra. Sus padres murieron cuando tenía veintipocos años. el padre, en un accidente de tráfico y la madre, por una esclerosis múltiple.

La resistencia contra el ‘brexit’: ¡No nos vamos!

Poco amiga de desvelar detalles personales, ha contado que le gusta pasar tiempo ante el fogón y que tiene cientos de libros de cocina y que es aficionada al críquet. Últimamente ha comentado que su marido y ella no han podido tener hijos.

Britain's Prime Minister, Theresa May, and husband Philip pose for the media outside number 10 Downing Street, in central London, Britain July 13, 2016. REUTERS/Stefan Wermuth - RTSHSVN

Philip es su gran apoyo. La pareja no tiene hijos “por razones médicas”

A semejanza de Margaret Thatcher, May también se endureció en un entorno político masculino. Una experiencia clave para manejarse en el Parlamento, institución que ha albergado durante siglos a generaciones de machos alfa. La Dama de Hierro tuvo la sangre fría suficiente como para mantener controlado durante once años a un gabinete ministerial lleno de gallos de pelea. Pero mientras que Thatcher gobernaba con obstinación y severidad, May se pasa noches enteras estudiando informes para estar mejor preparada que sus ministros. También se le da bien maniobrar para que se neutralicen entre ellos. Encargó, por ejemplo, las negociaciones con la UE a tres hombres que a las pocas semanas ya andaban a la gresca: el ministro de Asuntos Exteriores, Boris Johnson; el ministro del brexit, David Davis; y el ministro de Comercio, Liam Fox.

Ni siquiera los que compartieron gabinete con ella se atreven a decir que la conocen. “No tengo idea de sus posturas en muchos temas”, murmura un veterano ‘tory’

A diferencia de otras políticas, la premier británica no esconde su lado femenino. Hace dos años aseguró que a una isla desierta se llevaría su suscripción a la revista Vogue. Siete de los miembros de su gabinete ministerial son mujeres (Thatcher solo tuvo una). May no se presenta como feminista, pero con ella la presencia de mujeres en el poder se ha vuelto más natural. Su marido, Philip, trabaja en el sector financiero londinense y May lo llama «mi roca». Llevan casados 36 años. Él dedica una parte cada vez mayor de su tiempo al distrito electoral y a cubrirle las espaldas a su mujer.

La fuerza del trabajo

Theresa May comenzó su carrera como concejala en el sur de Londres. La imagen que tiene de sí misma no podría estar más alejada de la de su predecesor, David Cameron, un clásico alumno de Eton. Una vez que le preguntaron por qué quería ser primer ministro, Cameron respondió: «Sencillamente, creo que sería muy bueno en el cargo». May nunca ha pensado que el mundo le deba nada. Su educación protestante no se lo permite, cree en la disciplina. A fuerza de trabajo llegó hasta el Ministerio del Interior.

Desde 1997 es representante en el Parlamento de un distrito electoral situado al oeste de Londres. Maidenhead, una zona rural con prados ondulados; el Little England, a solo una hora en tren de Londres. Siempre que su agenda se lo permite, May visita el distrito y habla con sus habitantes. En Westminster no hay muchos parlamentarios que se ocupen tanto de sus electores como ella. «Theresa sabe muy bien lo que ocurre aquí», dice Geoffrey Hill, presidente de la agrupación tory local.
«Lo que ves es lo que hay», dice Hill sobre May. No tiene una agenda oculta, añade, no hay escándalos escondidos. La primera ministra encarna la eficiencia, la confianza, el tener los pies en la tierra. Ella es como a Inglaterra le gustaría ser.

Los May tienen una casa en su distrito. Entre sus vecinos se cuentan George y Amal Clooney, además de banqueros y Robert Plant, el cantante de Led Zeppelin. Los habitantes del lugar siempre le han concedido una gran importancia a la discreción. El párroco dice con orgullo que ha rechazado más de 70 solicitudes de entrevista. «Hay unos pocos que hablan mucho. Pero no saben nada. Los que saben algo se callan».

David Cameron: 'Muchos están enfadados y algunos no van a perdonármelo nunca'

David Cameron: 'Muchos están enfadados y algunos no van a perdonármelo nunca'

David Cameron rompe su silencio. Habla sobre la crisis del 'brexit', los errores, los remordimientos, las noches en blanco... También de Boris Johnson. Con motivo de la publicación de sus…