Cuando las encontraron, tenían solo unos días de vida. Las pequeñas gorilas estaban solas. Habían asesinado a toda su familia… Por Fátima Uribarri

Las llevaron al orfanato Senkwekwe, en el Parque Nacional Virunga de la República Democrática del Congo. Las llamaron Ndasaki y Ndeze. Su cuidador, André Bauman, se ocupó de ellas durante once años. Lo hizo tan bien que ellas lo adoran.

Los gorilas de montaña son titanes de casi dos metros de estatura y doscientos kilos de peso, pero cuando Ndasaki y Ndeze abrazan a André lo hacen con una dulzura extraordinaria. El cuidador se da baños de arrumacos entre los fornidos brazos de estos primates en serio peligro de extinción: solo quedan ochocientos. Para ellas, André es un macho alfa; para él, Ndasaki y Ndeze son «mis niñas».

También te pueden interesar estos artículos sobre primates…

Una nueva esperanza para los monos de laboratorio

Los orangutantes de Borneo en peligro de extinción

La inteligencia de los grandes simios ¿por qué son tan humanos?

Jane Goodall, la mujer que revolucionó nuestras ideas sobre los primates hace seis décadas

La inteligencia de los grandes simios: ¿por qué son tan humanos?

Y sobre otros animales en peligro de extinción…

Los animales que ya no volveremos a ver

‘Freakies’ de la naturaleza y en peligro de extinción

Los orangutanes de Borneo, en peligro de extinción