Las tribus indígenas no contactadas de la Amazonia elevan su nivel de alerta ante la llegada de Bolsonaro al poder. El presidente brasileño no tiene buenos planes para ellos… Por Fátima Uribarri

Las ultimas tribus de la Amazonia

Kalapalos, señores de la pesca

ultimas tribus amazonas

Se cree que la tribu de los kalapalos huyó desde la costa caribeña hasta las entrañas de la selva amazónica huyendo de los españoles. Su lengua está emparentada con dialectos de la Guyana. Los kalapalos son muy hábiles en la pesca: solo comen animales acuáticos, nunca terrestres. En la imagen, un grupo de hombres se prepara para el huka-huka, una lucha ritual que representan durante la ceremonia de Kuarup, en la que celebran la vida y la muerte.

Los yanomamis, expertos en botánica

ultimas tribus amazonas

Los yanomamis son el pueblo indígena aislado más numeroso de América del Sur. Son cerca de 53.000 y viven en las selvas del norte de Brasil y del sur de Venezuela. Tienen amplios conocimientos de botánica: usan unas 500 plantas como alimentos o medicinas. En la foto, Penha, una yanomami de 22 años, en el estado de Amazonas.

Los kayapós, en pie de guerra

ultimas tribus amazonas

En 1987, su protesta contra la construcción de una presa tuvo eco mundial. Incluso el can-tante Sting los apoyó. Esa presa se frenó, pero ahora los más de 7000 indios kayapós se alzan de nuevo contra
la represa de Belo Monte en el río Xingu. Sería la tercera presa más grande del mundo y, según los indígenas, destruiría gran parte del río y la selva, de donde ellos extraen su sustento.

Los yawanawas, al médico y a votar

ultimas tribus amazonas

Un yawanawa durante una ceremonia nocturna. Quedan unos 900 indios de esta tribu en el vasto territorio reservado para los indígenas en el estado de Acre, en Brasil. Los yawanawas pueden acudir en sus canoas al municipio de Tarauacá, donde se ha establecido un centro de atención médica primaria y allí también pueden votar.

Kaxinawas, contaminados por el caucho

ultimas tribus amazonas

Los kaxinawas viven a ambos lados de la frontera entre Perú y Brasil. Cuando, en el siglo XIX, llegaron los explotadores de caucho, algunos pelearon y otros acabaron trabajando para ellos. Viven de la pesca, la recolección de plantas y practican la horticultura ‘de barrido y quema’. Hace ya décadas que, para cazar, algunos de sus hombres utilizan escopetas.

Los kamayuras, refugiados en el parque

ultimas tribus amazonas

El explorador alemán Karl von der Steiner contactó con los kamayuras en 1887 y los contabilizó: eran 264. El sarampión casi acaba con la tribu en 1954. Solo sobrevivieron 94 miembros del grupo. Ahora son más de 300 y viven en el Parque Indígena de Xingu, donde residen hasta 16 etnias indígenas. Este parque, de 27.000 kilómetros cuadrados de extensión, fue creado en 1961 y ha tenido que superar invasiones de pescadores y cazadores en la década de los ochenta y el avance de las madereras en los años noventa. En la imagen, Akuku -una india kamayura- bucea cerca de la cascada Santa Bárbara.

Te puede interesar

La Amazonia tiembla con Bolsonaro

Possuelo, la voz de los indígenas en Brasil