El icónico pasillo tubular del aeropuerto neoyorquino JFK donde Tom Hanks se despedía de Leonardo DiCaprio en la película ‘Atrápame si puedes’ es ahora la entrada a un establecimiento de lujo: el TWA Hotel. Por Raquel Peláez

La terminal de la desaparecida aerolínea TWA –construida por el arquitecto Eero Saarinen en 1962– ha permanecido inactiva durante los últimos 16 años, incapaz de albergar los aviones modernos. Monumento histórico de Nueva York, se ha convertido en un establecimiento con 512 habitaciones que mantienen el glamour de los años sesenta. La sala de espera de aquel espacio futurista donde los Beatles congregaron a miles de fans deseosas de gritarles su Love me do en 1965 es ahora el lobby del hotel.

Te puede interesar

Cárceles convertidas en hoteles