Jugó el último partido de su carrera en Madrid. Y perdió, pero el público lo aplaudió y lo vitoreó como lo que es: uno de los grandes del tenis mundial. Dos meses después de su retirada, David Ferrer nos abre las puertas de su casa en Alicante y hace balance de sus 20 años como profesional. Por Ricardo Uribarri / Fotografía: Carlos Carrión

Rafael Nadal: “El tenis es una escuela de autocontrol”

El ‘gladiador’ del tenis español ha abandonado el campo de batalla tras estar 19 años en la élite. Y lo ha hecho contento y en paz, a sus 37 años, después de ganar 27 torneos y alcanzar el número 3 del ranking mundial en la era de los cuatro magníficos: Nadal, Federer, Djokovic y Murray. Más allá de los éxitos, se ha ganado el cariño de los aficionados y la admiración y el respeto de sus compañeros y adversarios. Tras colgar la raqueta, David Ferrer, Ferru, nos recibe en su casa, en Jávea (Alicante), donde disfruta de esta nueva etapa con su esposa, Marta, y su hijo, Leo.

XLSemanal. Su retirada ha sido un homenaje tras otro…

David Ferrer. La he disfrutado muchísimo, la verdad. Tomar la decisión fue lo más complicado, pero después todo ha sido fácil. Me he podido relajar y decidir qué torneos me hacía ilusión jugar.

“Después de Wimbledon 2018 vi que ya no volvería a un nivel para estar, al menos, entre los 20 primeros. Tomé la decisión y me quité una losa”

XL. ¿Cuándo se dio cuenta de que tenía que dejarlo?

D.F. Después de Wimbledon 2018 vi que ya no volvería a un nivel para estar, al menos, entre los 20 primeros. Tomé la decisión y me quité una losa.

XL. Ha sido muy icónica esa imagen depositando su cinta del pelo en la pista al final de cada uno de estos torneos.

D.F. Lo hice en Auckland, en un partido que me retiré ante Pablo Carreño. Fue algo improvisado y a partir de ahí decidí hacerlo en los torneos que me quedaban. Era como mi última gota de sudor en la pista.

XL. Formar a jugadores jóvenes en su academia de Jávea, ser entrenador, hacer labores de comentarista, ser capitán de Copa Davis… ¿Qué le atrae más para esta nueva etapa?

D.F. Actualmente, mi prioridad es mi familia y pasar tiempo con ella. Por las mañanas voy a la academia y entreno con algún joven, pero las tardes las guardo exclusivamente para estar con ellos. Hasta dentro de un año, no creo que vaya a decidir otra cosa.

David Ferrer: "Ojalá hubiera tenido un psicólogo a los 20 años"

Desde su retiro, el pasado 8 de mayo, Ferrer se ha dedicado por completo a su familia. En la foto, en el recibidor de su casa en Jávea (Alicante)

XL. ¿Qué tiene más valor: los títulos conseguidos o el cariño de la gente?

D.F. El cariño, por supuesto. Los títulos son algo material, están ahí y me siento muy orgulloso, pero cuando acaba tu carrera y ves la repercusión que ha tenido, mucha más de la que jamás me hubiera esperado, eso es porque has hecho algo bien fuera de la pista. Al final queda la persona. Ya puedes ser el mejor jugador del mundo, pero la manera de comportarte es fundamental para sentirte bien contigo mismo.

XL. ¿Quién ha dado más a quién: el tenis a David Ferrer o David Ferrer al tenis?

D.F. El tenis me ha dado mucho más. Me ha inculcado valores, me ha dado la oportunidad de viajar, y eso te abre la mente. Jamás llegaré a darle al tenis lo que me ha dado a mí.

XL. ¿De qué aspecto de su carrera está más contento y cuál cambiaría si pudiera dar marcha atrás?

D.F. Lo mejor que he tenido ha sido mi regularidad, que me ha permitido estar muchos años entre los mejores. Y cambiar, cambiaría muchas cosas. ¿Algo que cambiaría seguro? La manera de trabajar físicamente. Yo tengo muchos problemas en los tendones de Aquiles y de joven, por desconocimiento, hacía un tipo de preparación que me ha mermado físicamente al final de mi carrera.

Rafa ha sido una suerte para mí, aunque él diga que me ha quitado títulos como el Conde de Godó. Pero me ha dado mucho más

XL. El deporte de élite es muy competitivo y no es fácil hallar deportistas que hablen tan bien de un rival que les ha hecho sombra como usted lo hace de Rafa Nadal. ¿De dónde viene esa buena sintonía?

D.F. Somos muy parecidos: él es de un pueblo, como yo; hablo valenciano y él, mallorquín… Además, con Rafa y su familia es fácil. He aprendido muchísimo de él. Siempre me intento fijar en la gente que aporta algo y Rafa aporta muchas cosas buenas a nivel profesional y personal.

XL. Habrá quien piense que ha sido una faena coincidir con Nadal porque lo ha podido oscurecer, pero también quien crea que les ha quitado presión, al centrar él el foco. ¿Con qué se queda?

D.F. Ni con una cosa ni con otra. Me quedo con haber podido verlo jugar con esa ambición, y cómo afrontaba los partidos me ha hecho aprender y crecer a nivel tenístico. Y lo he intentado incorporar a mi esencia y a mi juego. Rafa ha sido una suerte para mí, aunque él mismo lo niegue y diga que me ha quitado muchos títulos. Bueno, solo me ha quitado el Conde de Godó… y me ha dado mucho más, sin duda.

David Ferrer: "Ojalá hubiera tenido un psicólogo a los 20 años" 1

Con Nadal tras ganar un partido de Copa Davis en Valencia

XL. ¿No le da un poco de rabia haber coincidido con tenistas tan grandes como Federer, Nadal, Djokovic o Murray?

D.F. Antes de que llegaran Nadal, Djokovic o Murray, yo no era tan buen jugador. Todos ellos me han hecho tener el nivel que he alcanzado. Logré mi momento de mayor madurez cuando vinieron. A lo mejor, sin su presencia no hubiera evolucionado igual y no habría sido tan bueno.

XL. Si tuviera que elegir, ¿qué trofeo de los que no tiene le hubiera gustado ganar? ¿Cuál sería?

D.F. Sin duda, Roland Garros. Pero también la medalla olímpica que Feliciano López y yo tuvimos al alcance en los Juegos de Londres en dobles. Esa me dolió muchísimo porque merecimos ganar. También perder aquella final del Masters de Miami ante Murray (paró un punto para pedir el ‘ojo de halcón’ en una bola de partido a su favor pensando que había salido y se equivocó). El Godó es una espinita porque de pequeño iba con mis padres y me hacía mucha ilusión. Me han dado ahora una réplica como homenaje, pero no es lo mismo.

XL. Roger Federer y Sergi Bruguera afirman que, si un júnior les preguntara en qué jugador debería fijarse, le dirían que en David Ferrer. ¿Qué supone eso para usted?

D.F. Que lo diga un ídolo como Bruguera o Federer, que es el mejor de la historia, me deja con muy buen sabor de boca. Es el legado que dejas con tu día a día, tu forma de trabajar, tu forma de ser…

“Ser tan autoexigente me hacía ser negativo y verlo todo negro. No tenía estabilidad emocional y eso me hizo perder muchos partidos”

XL. ¿Qué han significado en su vida Javier Piles, Sergi Bruguera, Juan Carlos Ferrero y Paco Fogués?

D.F. Javier Piles fue el entrenador que me enseñó a ser constante y el trabajo duro del día a día. Sergi Bruguera fue un ídolo cuando yo era pequeño y un referente a nivel personal. Fue mi capitán de Copa Davis y, en los últimos años, me ha dado una lección en lo profesional y me ha ayudado personalmente. Juan Carlos Ferrero ha sido la persona que estuvo cerca de mí en mis inicios, que me ayudó muchísimo a evolucionar. Es un amigo de los más importantes en mi carrera. Y Paco Fogués lo sería todo, el complemento de todo: amigo, hermano, como un padre para mi hijo… Con 18 años empecé a entrenar con él, siempre ha estado vinculado a mi entorno y hemos acabado juntos. Me alegro mucho de haber terminado mi carrera con él.

XL. Regularidad, sacrificio, constancia, espíritu de lucha, competitividad son palabras que se han asociado siempre con usted. ¿No cree que es injusto que no se haya destacado más su calidad?

D.F. Eso no lo dirá nadie que entienda de tenis. Es verdad que yo he sido un luchador, que he peleado hasta la última bola. Al no tener un golpe ganador he exprimido otras cosas, como tener un buen timing, ser constante e imponer un alto ritmo en todo momento. Eso igual no es tan vistoso, pero si no tienes talento nunca puedes ser un buen tenista.

XL. Una vez dijo que era el peor top 10 de la historia. Hubo una época en la que parecía que le costaba quererse a sí mismo. ¿Se arrepiente?

D.F. Sí, era un problema de inmadurez. El ser tan autoexigente me hacía ser negativo y verlo todo negro. No tenía estabilidad emocional y eso me hizo perder muchos partidos.

XL. ¿Ser inconformista es malo?

D.F. Ser inconformista significa aprender y seguir mejorando, no ver las cosas desde el lado negativo. Y yo tendía a hacerlo.

XL. Le gustan los libros de autoayuda. ¿Qué busca en ellos?

D.F. Me gustan todo tipo de libros, pero es verdad que intento leer libros de psicología o de temas que me puedan aportar en mi vida diaria, no solo de temática tenística. Me ayudan a encarar baches o ciertas preocupaciones para afrontarlos de otra manera, con un pensamiento diferente. Leer es importante, no solo libros de autoayuda, también biografías de deportistas, de músicos, de personas que han vivido otro tipo de experiencias y que te pueden ayudar.

Tras 19 años como profesional, Ferrer obtuvo 27 millones de euros en premios. Tiene una academia de tenis y una inmobiliaria

XL. En los últimos años de su carrera, también trabajó con psicólogos. ¿Qué le han aportado? ¿Se lo recomendaría a un deportista de élite?

D.F. No solo a los deportistas. Yo trabajo con un psicólogo, pero no deportivo, sino personal, y me ha ayudado muchísimo. Se lo recomendaría a todo el mundo, a nivel de cómo trabajar la mente y de qué forma afrontar los problemas. El psicólogo te da herramientas, te ayuda a encontrar tu camino y a conocerte a ti mismo. Ojalá que con 20 años hubiera tenido un psicólogo personal. Lo he tenido a los 32 y eso ha sido uno de los errores que he cometido.

XL. Últimamente está dando mucho que hablar, en sentido negativo, un jugador como Nick Kyrgios. Cuando ve su comportamiento hacia rivales y público, ¿qué piensa?

D.F. Está llegando a tal punto que está perdiendo la perspectiva de todo. Es un jugador con mucho talento, pero hay cosas, como el respeto o la educación, que espero que aprenda con el tiempo.

XL. Imagino que su mujer agradecerá que se tome ahora la vida de forma más tranquila. Se supone que ya no estará un día entero sin hablarle como le ocurrió alguna vez cuando perdía un partido. ¿Es difícil convivir con un deportista de élite?

D.F. Es difícil porque es una vida totalmente diferente a la de una persona normal. La pareja tiene que entenderlo y aceptarlo. Y no es nada fácil. Cuando un tenista viaja tanto, está fuera de casa, llega el fin de semana y no puede salir a ciertas horas, debe cuidar la alimentación… Un deportista lo es a todos los niveles. La pareja ha de entender que hay un peaje que pagar. Cuando te retiras, todo es más tranquilo; esa tensión ha desaparecido.

David Ferrer: "Ojalá hubiera tenido un psicólogo a los 20 años" 2

Marta Tornel, su esposa desde 2015, es su pareja 12 años. En 2018 nació su hijo Leo

XL. Hace poco dijo públicamente que intentaría devolverle a su mujer al menos el uno por ciento como padre y esposo de lo que ella le había dado estos años. ¿Va a pagar esa deuda?

D.F. Va a ser difícil, pero espero poder dar más de ese uno por ciento [se ríe]. Mi mujer me ha apoyado y me ha ayudado muchísimo, y eso lo valoro un montón. Independientemente de que las cosas puedan salir mejor o peor a nivel matrimonial, la realidad es la realidad y Marta ha estado en los mejores años de mi carrera y me ha ayudado a ser mejor. Por eso lo dije, quería que la gente lo supiera.

David Ferrer: "Ojalá hubiera tenido un psicólogo a los 20 años" 4

Ferrer, ávido lector de libros de autoayuda, también lee novela y biografías

XL. Las apuestas y los amaños son un peligro que acecha al deporte, incluido el tenis. ¿Sería bueno limitarlos?

D.F. Hombre, ¡y tanto! Hay algo que no entiendo y es que las asociaciones de cualquier deporte se quejen de las apuestas, pero al mismo tiempo los patrocinadores oficiales son casas de apuestas. Es incongruente. Si no quieres que haya apuestas, lo primero que hay que hacer es cortar la raíz. Es como si a tu hijo le dices que se alimente bien y luego te ve tomando comida basura.

“Las asociaciones deportivas se quejan de las apuestas, pero los patrocinadores oficiales son casas de apuestas. Es incongruente”

XL. ¿Cuál es el mejor consejo que le puede dar a un niño que esté empezando?

D.F. Que disfrute de cada momento y de cada etapa. Que no piense mucho más allá. Y que cuando se caiga y pierda, sepa aceptarlo.

XL. ¿Nos espera una travesía por el desierto en el tenis español con su retirada, con la de Rafa cuando se produzca o con las de otros jugadores importantes como Verdasco o Feliciano? ¿Serán irrepetibles estos años?

D.F. Será irrepetible Rafa Nadal, lo demás no. Hay jugadores buenos, pero otro como Rafa no. Te lo digo ya. Eso es algo que todo el mundo debería saber. Lo que ha conseguido es algo inimaginable e inalcanzable. Vamos a disfrutarlo, valorarlo y, cuando acabe, pasar a otra etapa.

Te puede interesar

Alexander Zverev: “No quiero retirar a Federer o a Nadal, quiero ganarles”

Boris Becker, con el agua al cuello