Madre e hijo estaban tranquilamente en las aguas poco profundas del lago Kariba, en Zimbabue. De pronto, un enorme macho se abalanzó sobre ellos. Por Fátima Uribarri

En principio persiguió a la madre. Luego se giró y se lanzó sobre la cría. Fue espeluznante. El fotógrafo Adrian Hirsch y la madre fueron testigos de cómo este macho furibundo primero intentó ahogar al pequeño hipopótamo y después lo trituró con su potente mandíbula. El infanticidio no es muy habitual en los hipopótamos, pero se da. Los machos matan a las crías ajenas para despertar un nuevo celo en las madres y aumentar ellos sus posibilidades reproductoras. También lo hacen los leones y otros animales.

Te puede interesar

Cuando se habla de tráfico ilegal de marfil, a falta de elefantes, bueno son hipopótamos