Boris Johnson ha prometido que el Reino Unido saldrá de la Unión Europea el 31 de octubre. Sin embargo, el acuerdo sobre el ‘brexit, al que habían llegado la Unión Europea y el Reino Unido esta última semana, ha sido paralizado en el Parlamento británico, forzando a Johnson a solicitar una nueva prórroga. Ordenadamente o a las bravas: ¿Cómo sería el día después de un ‘brexit’ sin acuerdo? Por Carlos Manuel Sánchez / Foto: Getty Images 

Este reportaje es un relato hipotético del peor escenario posible, basado en el informe confidencial Yellowhammer, que el propio Gobierno británico elaboró y el cual prevé caos y desabastecimiento. También se han tenido en cuenta los planes de contingencia de empresas españolas y británicas, así como entrevistas con ciudadanos de ambos países.

Esta es la crónica ficción de ese día basada en datos reales. Así puede transcurrir el 1 de noviembre de 2019…

'Brexit', el día después... 1

Boris Johnson se prepara para una de sus numerosas apariciones televisivas.

00:00 WHITEHALL, LONDRES

El Reino Unido ha dejado la Unión Europea. Ha sido sin acuerdo, como el primer ministro Boris Johnson aseguró que sería desde que comenzó su campaña para el cargo.

Johnson está en el número 70 de Whitehall, donde se encuentra el centro de operaciones del Gobierno británico para situaciones de emergencia. Operation Yellowhammer (‘Operación Escribano’, un pequeño pájaro amarillo), el nombre en código del plan de contingencia para un no deal, está en marcha.

Pasadas las doce de la noche, Johnson se encuentra en el centro para situaciones de emergencia del gobierno británico. La operación ‘Yellowhammer’ ha comenzado

Johnson se atusa su melena rubia mientras observa en las pantallas escenas de protestantes antibrexit congregados frente a Westminster. Los partidarios de la salida celebran el histórico momento no muy lejos. Decenas de helicópteros sobrevuelan la ciudad para evitar enfrentamientos en la calle.

04:40 PESQUERO GALLEGO EN GRAN SOL (ATLÁNTICO NORTE)

Madrugada. En el sónar de uno de los 130 pesqueros gallegos que faenan en Gran Sol aparece un banco de merluza. Los marineros que descansan en sus camarotes se despiertan con los timbrazos que avisan para el lance. Pero en el puente de mando están más pendientes de la radio que de aparejar. Una patrullera inglesa acaba de interceptar un pesquero holandés y lo escolta fuera de las 200 millas. Out! Todos los que tienen bandera comunitaria serán expulsados. «¿Qué vais a hacer?», se preguntan unos a otros por radio. Muchos pesqueros españoles navegan bajo pabellón inglés. Han pagado licencias e impuestos a las autoridades de ese país. Estos se quedan, aunque está por ver si les dejarán descargar en sus puertos. El Daily Mail, un diario sensacionalista, ya advirtió la víspera: «¡No hay sitio para los ‘piratas’ en nuestros mares!».

La incertidumbre es angustiosa. Los que navegan bajo pabellón español salen del caladero. «¿Dónde vamos ahora? La pesca está muy controlada y vas donde te asignan. No puedes poner rumbo a aguas de Irlanda o Francia por las buenas. ¿Cuál es el plan? ¿Volver a puerto? ¿Cuánto tiempo amarramos? ¿Qué va a pasar con los 1700 tripulantes?», se pregunta el armador Javier Touza. La preocupación se extiende a los buques frigoríficos que pescan calamar en las Malvinas. La lonja de Vigo es la más importante de Europa. Touza da por hecho que el lunes no habrá subasta de merluza, rape y gallo por falta de producto fresco.

05:55 PUERTO DE CALAIS (FRANCIA)

El conductor de un camión español cargado de tomates de Mazarrón se arma de paciencia. Está parado a 20 kilómetros de Calais, donde empieza la cola para tomar el ferry o el tren lanzadera que atraviesa el canal de la Mancha. El Gobierno autonómico de Murcia calculó que las colas podrían a alcanzar los 250 kilómetros, y eso en el caso de que solo se controle el 10 por ciento de los vehículos pesados. Los que transportan perecederos esperan cierta flexibilidad o se echará a perder la mercancía. La fruta se pudre, pero también el bacalao escocés que va camino de Europa… Lo malo es que una frontera es cosa de dos. Y entre franceses y británicos parece que hay un pulso para ver quién se pone más estricto en estas primeras horas de haber dejado de ser socios. «Ciertos tipos de suministros de alimentos frescos disminuirán y existe el riesgo de que las compras por pánico al desabastecimiento causen una interrupción del suministro de comida», reconoce el Gobierno británico en un documento oficial que también advierte de que los retrasos fronterizos pueden ser de más de dos días. El camionero lleva los deberes hechos, declaración de mercancías y otros certificados y homologaciones que recomendaba la Agencia Tributaria, pero nadie está seguro de qué papeles le van a pedir. Mete primera y avanza diez metros.

08:02 VERJA DE GIBRALTAR

Federico, albañil de La Línea, llegó con su motillo hace un par de horas a la Verja, donde ya se agolpan cientos de periodistas que entrevistan a los que esperan para cruzar el puesto fronterizo. Y cada día lo cruzan 14.000 trabajadores. Ni la Policía española ni la británica parecen dispuestas a agilizar las cosas. Federico ya se lo olía y da la jornada por perdida. Pero confía en que solo sea hoy, que los guardias se han puesto duros porque están las teles y porque Hacienda ha dicho que, a todos los efectos, Gibraltar vuelve a ser un paraíso fiscal… Que se vayan preparando las empresas de juego on-line que tienen aquí su sede. Los ‘curritos’ que venían de más lejos, de Jerez o de Cádiz, hace semanas que no aparecen. No les compensa. La libra está casi a la par del euro y no les luce. Para un sueldo de 1500 libras, el palo ya es 225 euros desde que Boris Johnson empezó a liarla. Mejor irse a las obras de la Costa del Sol. Pero el 11 por ciento del empleo del Campo de Gibraltar depende del Peñón.

09:45 DISTRITO FINANCIERO, LONDRES

Faltan 15 minutos para que abra la Bolsa londinense, donde el día de Todos los Santos no es festivo, y Catherine McGuinness -jefa de Política de la City of London Corporation- está inquieta. ¿Hasta qué punto castigarán los inversores la salida del Reino Unido de la UE? McGuinness lanza un mensaje de firmeza. «La City no se convertirá en un Singapur sobre el Támesis. Una regulación buena y sólida forma parte de nuestro ADN. Nos adaptaremos a los nuevos tiempos». Los grandes bancos y fondos de inversiones, por si acaso, han abierto subsidiarias en París, Fráncfort, Ámsterdam y Dublín, y han destinado allí a parte de su personal para garantizar continuidad y seguridad jurídica ante un posible limbo regulatorio. De momento son solo unos cientos. Pero se habla de que otros 7000 ejecutivos tienen las maletas preparadas.

Los teléfonos de los grandes bufetes mercantiles echan humo. Los administradores de las empresas preguntan sobre la aplicación del brexit y los detalles legales a los que atenerse. La mayor parte de la economía se ha quedado en un vacío regulatorio.

10:30 TIENDA DE ROPA EN OXFORD STREET (LONDRES)

Las dependientas suben las persianas en una tienda de ropa en Oxford Street. El textil procedente de «terceros países» tendrá que pagar un arancel del 12 por ciento. Y, para los ingleses, cualquier país comunitario se ha convertido automáticamente en tercer país. Esto afecta a las cadenas españolas: Zara, Mango… La patronal europea del sector advirtió de que no se puede trasladar toda la subida porque la competencia es grande y el poder adquisitivo de los británicos se va a ver mermado. Mientras tanto, en Reading, Juan Bodí -director de Porcelanosa en el Reino Unido- recorre el almacén de la macrotienda que el grupo castellonense de azulejos, cocinas y baños acaba de inaugurar. El stock se amplió para tener un colchón de inventario de seis meses de ventas en previsión de un colapso. Bodí pone al mal tiempo buena cara. Porcelanosa lleva 40 años en el Reino Unido y tiene 23 tiendas propias. Y el brexit no va a frenar sus planes de inversión, a pesar del arancel del 5 por ciento. También hay nuevas tasas para el jamón y el vino. Y para los coches.

11:55 ESTUDIO DE ARQUITECTURA, BIRMINGHAM

Adrián es un joven arquitecto español que se fue a la aventura cuando en España arreciaba la crisis. En Birmingham gana unas 38.000 libras al año. Termina proyecto, pero quiere quedarse. Pide cita por Internet en el Consulado. Necesita asesoramiento con el nuevo procedimiento para solicitar la residencia del Ministerio del Interior británico (Home Office) y que ahora tiene como fecha límite el 31 de diciembre de 2020. Como no ha acumulado cinco años completos de estancia, solo puede pedir un permiso temporal. No sabe si le van a pedir un visado específico para seguir trabajando. O si se va a implantar, como dicen algunos, el sistema australiano, una especie de carné por puntos profesional en el que se valoran idioma, habilidades y cualificación.

12:59 DEHESA DE CAMPOAMOR (ALICANTE)

Cathy Wilson es una jubilada británica que reside en una urbanización de Orihuela Costa. Es diabética y el lunes se acercará al ambulatorio a por plumas de insulina, pero no está segura de que se las vayan a recetar. O si tendrá que pagar en la farmacia los 90 euros que cuesta la caja. España se comprometió a garantizar ciertos derechos a los 300.000 expatriados ingleses, pero siempre a cambio de reciprocidad para los 150.000 españoles que viven en el Reino Unido. Y un brexit sin periodo de transición no es halagüeño. El informe secreto del Gobierno revela que la Embajada británica puede verse desbordada.

13:45 SEDE DE TESCO EN WELWYN GARDEN CITY

La dirección de la cadena de supermercados lleva una mañana frenética. «Todos los ojos están en el producto fresco», advierte Dave Lewis, consejero delegado. Es ahí donde se va a calibrar cuánto va a doler el brexit… Nadie quiere ver los lineales vacíos. «Fresas, naranjas, tomates y lechugas van a escasear y se encarecerán», alertó semanas atrás el Consorcio Británico de Venta Minorista. «No creo que como nación vayamos a pasar hambre, pero si hay muchos camiones parados en Calais habrá menos productos en nuestras tiendas y puede haber desabastecimiento en algunos», presagia Mike Coupe, CEO de la cadena Sainsbury.

Los reguladores del espacio aéreo llevan años preparándose para evitar el caos. Eso sí, en los aeropuertos vuelve el “duty-free” para el alcohol y el tabaco

El informe del Gobierno también prevé escasez de algunos medicamentos. Las farmacéuticas llevan desde marzo preparándose para tener medicinas suficientes durante seis semanas. La barcelonesa Almirall ha hecho acopio de reservas en su nave logística, situada en las cercanías del aeropuerto de Heathrow.

15:30 AEROPUERTO DE MÁNCHESTER

Los pasajeros del vuelo de Ryanair con destino a Málaga están embarcando puntualmente. El organismo que regula el espacio aéreo lleva años preparándose para evitar un caos y hasta octubre de 2020 no debe haber incidencias. Además, ¡vuelve el duty-free para el alcohol y el tabaco! Como se ha encargado de airear el Ministerio de Hacienda británico a bombo y platillo, que permitirá que los viajeros compren «cantidades ilimitadas para su consumo personal». En fin, fumen y beban, que está barato.

19:45 CAMPUS DE LA UNIVERSIDAD DE LIVERPOOL

Los alumnos españoles de Erasmus se reúnen en la cafetería. Hay preocupación. ¿Qué pasa con las becas? ¿Me convalidarán los estudios en España? Janet Beer, la presidenta de los rectores, asegura que todo está garantizado para este curso. Pero los 8700 estudiantes españoles de carreras y posgrados no se fían del todo. Además, el coste de un máster que hoy vale 9000 libras puede dispararse hasta 30.000 el curso próximo.

Los alumnos españoles de Erasmus se reúnen en la cafetería. Hay preocupación. ¿Qué pasa con la beca? Me convalidarán los estudios?

Un cliente de la filial inglesa del Santander introduce su tarjeta en el cajero, teclea su pin y retira 50 libras. El cajero las escupe sin remolonear. El banco español ha provisionado 1500 millones de euros para hacer frente al impacto de la nueva regulación. El Sabadell también tiene un plan de contingencia ante lo que se ha bautizado como ‘brexit al borde del precipicio’.

22:30 PUERTO DE CORK (IRLANDA)

Zarpa el buque Connemara, de Brittany Ferries, que enlaza con Santander. Llegará el domingo, después de una travesía de 28 horas. Cada año transporta 40.000 camiones; entre ellos, los de pescado que desembarcan en el puerto irlandés de Castletown. Puede convertirse en la ruta alternativa para evitar los colapsos en el Canal. Por si acaso, los puertos españoles de la cornisa cantábrica, como Bilbao o Gijón, han reforzado sus plantillas de inspectores.

22:59 ‘PUB’ WELLINGTON, LONDRES

Un grupo de parroquianos bebe con caras largas. Pertenecen a People’s Vote, el lobby que movilizó a millones de personas para pedir un nuevo referéndum. Tienen su oficina a pocos metros, en la torre Millbank. Mejor dicho, la tenían. Hace un rato recogieron sus cosas.

El Banco de Inglaterra prevé una caída del PIB del 8 por ciento para la próxima década. Una recesión del primer mercado exportador para España que en nada beneficia a las 10.000 empresas que venden sus productos a las islas, por un montante de 40.000 millones de euros; sin contar los 19 millones de turistas británicos que vinieron el año pasado. Con una libra en caída libre, exportaciones y turismo serían los grandes damnificados. Pero ni mucho menos los únicos.

Sin embargo, durante los primeros días la mayoría de los británicos no nota grandes efectos del no deal. 

Las baldas vacías en los supermercados siembran el pánico. En la televisión vuelve a salir Boris Johnson. Su mensaje: “Gran Bretaña vuelve a tomar el control”

Los stocks de los fabricantes y el plan de gobierno para transportar medicinas y combustible con una flota extra de ferries evitan el desabastecimiento inmediato.

Sin embargo, los puertos, poco a poco, acaban colapsando y a partir de la primera semana empiezan a faltar alimentos; las baldas vacías de los supermercados siembran el pánico. Johnson sale en televisión y por enésima vez dice. «Gran Bretaña está recuperando el control».

 Te puede interesar

Thomas Cole, el hombre que ha unido a los británicos ‘antibrexit’