Los grandes indicadores de que algo la adicción al móvil son la falta de control (el menor dice que jugará una hora y se convierten en cinco) y los cambios en la vida cotidiana: problemas de sueño, irritabilidad, absentismo o malas notas. Por D. M.

Jaron Lanier: “Esta mierda nos corrompe a todos”

Un estudio académico surcoreano sobre la adicción a los teléfonos inteligentes establece un test para determinar si se padece este problema. Estas son las diez cuestiones que sus hijos deberían responder:

    1. Dejo de hacer tareas previstas para usar el móvil.
    2. Tengo problemas de concentración en clase debido al teléfono.
    3. Me duelen las muñecas o el cuello cuando uso el smartphone.
    4.  No soporto no tener el móvil a mano.
    5. Me impaciento y enfado cuando no tengo el teléfono.
    6. Pienso en el smartphone incluso cuando no lo estoy usando.
    7.  Nunca dejaré de usar el móvil, aunque afecte a mi vida diaria.
    8.  Constantemente compruebo el teléfono para no perderme conversaciones en las redes sociales.
    9.  Uso mi móvil más de lo que tenía intención de hacer.
    10.  La gente a mi alrededor me dice que uso demasiado el móvil.

Puntúelo del 1 al 6, donde 1 significa totalmente en desacuerdo; y 6, totalmente de acuerdo. Si puntúa por encima de 40, empieza a tener un problema.

Te puede interesar

Jaron Lanier: “Esta mierda nos corrompe a todos”

¿Es mi hijo un adicto al móvil?

¿Es mi hijo un adicto al móvil?

Un 80 por ciento de los adolescentes hace un uso 'intensivo' del móvil. Y un 24 por ciento reconoce estar conectado «casi constantemente». Esta adicción se ha convertido en un…